19/6/19

REESCRIBIR LA HISTORIA

 

"La Universidad de Alicante la ha pifiado". Intenta cambiar la Historia por el capricho de quienes niegan sus orígenes, de quienes, en el fondo, se avergüenzan de lo que sus antepasados hicieron. Eso es reescribir la Historia y puede jugarles una mala pasada con un ‘efecto Streisand’ que, al menos, durante un tiempo, llenará espacios con el nombre de Antonio Luis Baena Tocón, "uno de los militares franquistas que participaron en la condena a muerte de Miguel Hernández". Quien sabe, igual hasta es trending topic.

Imaginen que llega un buen día y los familiares de Martin Borman (secretario de Hitler) piden a la Universidad de Berlín que borre todo su rastro en los artículos de sus catedráticos. Un despropósito. Si, además, utilizan torticeramente una ley de protección de datos personales para conseguir su fin, más rocambolesco es todo.

Martin Bormann

Los familiares de Baena Tocón tienen que comenzar a encajar que su antepasado fue lo que fue e hizo lo que hizo, tal y como han recogido los historiadores de manera objetiva. "Ni ellos son responsables ni se les pedirá cuentas por ello, pero tienen que ser consecuentes". En lugar de eso, recurren a la amenaza, a la intimidación de la querella… y la Universidad de Alicante que, quizás anda falta de un rector -Manuel Palomar- con coraje e integridad, se ha plegado a la intimidación, con la apostilla de “cautelarmente”.

Presentar a Baena Tocón como una víctima, que es lo que hace la familia del alférez, es también reescribir la Historia o aplicar paños calientes a quien, ya terminada la Guerra Civil, siguió del lado del dictador, como mínimo acatando órdenes que tienen graves consecuencias para la vida de otras personas, como fue el caso de Miguel Hernández, cuya pena de muerte fue finalmente conmutada por 30 años de cárcel. "El poeta sí que fue una víctima; Baena Tocón, otra cosa bien distinta".

Miguel Hernández

La concejala de Izquierda Unida (IU) Ana Fernández en el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera fue absuelta después de que la familia del fascista José María Pemán -que en municipios como Rincón de la Victoria (Málaga) aún cuenta con calles- recurriera también a la querella para no aceptar la Historia. "Fernández fue absuelta".

Tocan tiempos en los que parece que cuesta encajar lo que han hecho los antepasados, intentando blanquearlo o, incluso, elevarlo a posiciones para ser alabados. "¿Será casual que sucede esto tras la irrupción de la extrema-derecha y el modo en que ésta intenta hacerse pasar por lo que no es, es decir, demócratas?" Pues claro que no.

José María Pemán

FUENTE: publico.es
Posos de Anarquía
David Bollero
18/06/2019

Por supuesto que en la Red no aparece ninguna imagen del individuo en cuestión, pero lo más curioso es que, sobre la marcha, la referencia a Antonio Luis Baena Tocón ha sido borrada de Wikipedia-La enciclopedia libre:


Antonio Luis Baena Tocón

Lo sentimos, esta página se ha eliminado recientemente (en las últimas 24 horas) El registro de eliminación, protección y eliminación de la página se encuentra a continuación como referencia.

El 18 de junio 2019 kl. 09:37 4ing contribución de discusión eliminada desde Antonio Luis Baena Tocón (artículo en idioma extranjero, traducción automática en bruto y / o spam de wiki cruzado ( por # 19 o # 22 )

Wikipedia no tiene artículo con este nombre.

  • Si esperaba encontrar una página aquí que creó recientemente, verifique si se ha eliminado en el registro de eliminación . 

18/6/19

ALGO ESTÁ FALLANDO

 
Miguel Ángel G. Yanes


DEMOCRACIA A LA ESPAÑOLA

Democracia
(...no lo es, no lo es...)

Democracia es el régimen cuya doctrina política establece un sistema de gobierno en que el pueblo ejerce la soberanía, o sea, la autoridad suprema del poder público sobre un territorio y sus habitantes, mediante la elección libre de sus dirigentes. La Democracia requiere un régimen que establezca la independencia estricta de los tres poderes del Estado, Ejecutivo, Legislativo y Judicial; separados por el pueblo soberano para evitar que la concurrencia de tales poderes en las mismas personas corrompa el régimen y devenga éste en una oligocracia encubierta(1)

La independencia estricta de los poderes del Estado sólo se logra mediante la elección libre por el pueblo, en procedimientos electorales distintos (lo que se expresa frecuentemente como "en urnas separadas"), de los representantes de cada uno de esos poderes; y se mantiene mediante la celosa vigilancia de cada poder sobre los otros en defensa de su propio ámbito competencial; y mediante el establecimiento de los procedimientos de control, por parte del pueblo, sobre el comportamiento de sus representantes: 


Desde el punto de vista de la legalidad, es el Poder Judicial, cuerpo funcionarial, el que impondrá el imperio de la Ley emanada del Parlamento al cuerpo político; y desde el punto de vista de la eficiencia, es el propio pueblo representado el que decide mediante el mandato imperativo de cada representante y un ágil procedimiento de destitución (o impeachment) en caso de corrupción manifiesta. Es precisamente ese control el que obliga al régimen a permitir al ciudadano identificar a un diputado concreto como propio representante en el Poder Legislativo.

Una vez comprendido lo anterior, llamar democracia a lo que organiza políticamente la España actual es malintencionado; y sería sin duda delictivo, si hubiera una verdadera Ley promulgada por el pueblo, en vez de por los partidos políticos(2).


En Ácratas, nadie pone en duda la legitimidad de la existencia de los partidos políticos, sino su pertinaz y avaricioso acaparamiento del ámbito de la política toda; de manera que, en España, ningún ciudadano puede ejercer sus derechos políticos si no es a través del filtro ideológico de un partido político. A veces, los partidarios llegan a mofarse del español que desea opinar políticamente diciéndole que si no le gusta lo que hay, constituya un partido político propio, a sabiendas, no sólo de la dificultad económica que ello conlleva, sino de la perversión que supone que la forma de pensar de un individuo deba homologarse con la de miles de otros individuos para constituir un cuerpo común partidario. 

La misma Constitución de 1978 bendice la exclusiva, el acaparamiento del ámbito de lo político, de los partidos y lo expresa taxativamente al pontificar que la libertad política de los españoles se manifiesta a través de estos. Y ello con todas sus consecuencias.


La consecuencia es que un ciudadano que desee expresar su opinión política, y no comulgue con las supuestas ideologías de los partidos que existen, no tiene posibilidad de ser representado. Es decir, que el régimen margina a sabiendas a todos los españoles que no se homologuen gregarios alrededor de un partido político concreto. Así, quien piense que en España, por ejemplo, deben construirse nuevas centrales nucleares, pero que debe prohibirse el despido libre, no tiene nadie que lo represente. Y, en general, suele ir a votar como mal menor (o sea, para evitar lo peor); o simplemente no va a votar, y se desentiende de la política.

El español medio se desentiende de la política porque sabe que no tiene voz (y que su voto está corrompido, pues da carta blanca al partido votado para que haga con él lo que le venga en gana, aún traicionando las opiniones de los votantes y hasta los propios programas electorales). El español medio se desentiende (como cualquier humano inteligente) de todo aquello que no puede controlar y resulta socialmente perjudicial: de los terremotos, de los tsunamis, de las epidemias y de los partidos políticos. Y se limita a lamentar las consecuencias de tales desgracias incontrolables: e igual que lamenta que Dios no controle las catástrofes de la Naturaleza, lamenta también no controlar su destino social por no tener verdaderos representantes políticos.


El español no tiene representantes políticos en los diputados electos, ni aunque sean del partido de sus preferencias dentro del arco parlamentario, porque los diputados a quien representan exclusivamente es a su partido, que es quien les ordena (a mano alzada, con los dedos, el jefe de filas, lo que deben votar en cada ley o propuesta en el Congreso y el Senado). Y es el partido el que (supuestamente) representa a sus votantes, porque la plebe no puede votar personas, sino siglas partidarias; y es la cúpula de la ejecutiva del partido la que interpreta lo que sus votantes desean (es decir, hace encuestas para conocer la caída en la intención de voto cada cierto período de desmanes en la gestión política, económica y social) mediante las herramientas del márquetin de masas. 

Porque la representación política, como la de cualquier otro tipo, requiere la garantía del control permanente del representado a su representante. Si no, es otra cosa, aunque se intente engañar al ciudadano con palabrería formal. Nadie puede representar a otro en ninguna gestión concreta (como la del voto en una ley) si la opinión de ese otro no es primero escuchada por el representante. Eso, que es obvio cuando pagamos la minuta a un representante en algún negocio o gestión (un abogado, un arquitecto, un intermediario, etc), no se verifica en el sistema político español.


El sistema político español está a caballo entre la dictadura de la que proviene sin ruptura (fue acuerdo, transición, pacto, consenso, conceptos todos no democráticos, sino oligárquicos) y la verdadera democracia. De manera que llamar al Régimen monárquico-parlamentario español DEMOCRACIA es tan inexacto y tan injusto como calificarlo de DICTADURA. Cualquiera que haya leído esto, y se sienta sorprendido o incluso insultado, y desee comprobar la veracidad de nuestro aserto, limítese a asomarse al otro lado de lo Pirineos (esos montes que siempre nos han separado de Europa) y eche un vistazo en Francia a lo que es una ciudadanía organizada, orgullosa de sí misma, de su historia y de sus conquistas.

Cualquier país que vive más de 70 años seguidos en el oprobio de la dictadura franquista y del apaño postfranquista transicional cocotero NO TIENE CIUDADANÍA, sino habitantes: pueblo y casta dirigente; explotados y mangantes; corderos y perros pastores; votantes y mafias organizadas de corruptos. La ausencia de toda reacción popular ante la crisis actual, que está destruyendo todo progreso acumulado en los últimos 30 años, demuestra lo que escribo, lo que todos aquí sabemos.


FUENTE: acratas.net
MESS
12/06/2019

NOTAS:

(1) Es exactamente lo que sucede en el Régimen español, donde el Legislativo elige al Ejecutivo y al Judicial y donde los tres poderes del Estado se ponen luego a disposición del Presidente del Gobierno, que puede actuar como un dictador, haciendo o deshaciendo leyes, sin más necesidad que la de mantener el apoyo parlamentario durante la legislatura, lo que consigue repartiendo dinero, cargos y prebendas entre sus acólitos.

(2) La corrupción salvaje consigue que la oligocracia, ávida de dinero fácil y sin control judicial (que participa del pastel), se ponga al servicio del poder económico (banca, multinacionales y los gobiernos de terceros países interesados en la posición geo-estratégica de España. Por lo que, resumiendo, España es, en fin, una Plutocracia (el poder es de los ricos, que dictan las leyes a su antojo) que maneja, como un ventrílocuo, los hilos de un muñeco, de un títere que es una Oligocracia de partidos, que se finge a su vez una Democracia, gracias al apoyo interesado los medios de comunicación, que pertenecen a los plutócratas. Y el círculo se cierra alrededor de los cuellos (y de los cojones) de los españoles, que lo toleramos.

17/6/19

FANATISMO


Miguel Ángel G. Yanes

"LUCERO"

"A los poetas, en España, siempre se los ha matado mucho y muy bien"

El columnista de 'Público' Aníbal Malvar presenta 'Lucero', una aproximación diferente a la vida del poeta granadino a través del tiempo que le tocó vivir. Una época de jinetes y pistolas, bolchevistas iracundos y guardiaciviles borrachos.

 Aníbal Malvar

El periodista y escritor Aníbal Malvar se adentra en la figura de Lorca a través de Lucero (Akal). Una mirada gamberra e íntima al poeta granadino, un "cantar de gesta" que atiende a ese mundo lorquiano fraguado entre jaranas y navajas. Tiempos turbulentos y estrepitosos fracasos que marcan de forma profunda la producción del poeta y condicionan un periplo vital que la muerte convirtió en mito. Lucero es, en ese sentido, "una pregunta impertinente", el retrato de un país y una época que silenciaron, de forma irremediable, la voz lúcida del poeta.

La obra y la vida de ciertos poetas, cuando pasan al terreno de la leyenda, pierden aristas, se aplanan y convierten en mero reclamo. ¿Era su objetivo con 'Lucero' devolverle a Lorca esas aristas?


"Lucero, o Lorca, es una persona sobre la que caen todos los rayos y truenos de España". Es como si hubiera nacido para que toda la historia de su país se derramara sobre él. Se le puede aplicar el lema de Picasso: "yo no busco, encuentro". A Lorca le pasaban todas las cosas. Tantas cosas le pasaron que hasta lo fusilaron. Tantas cosas le siguen pasando que, aun hoy, no sabemos dónde está. A lo mejor está vivo, y comparte casa con Elvis en algún pequeño pueblo de Montana. Yo no cuento tanto la vida de Lorca como todas las vidas de los que lo mataron. "No es una biografía. Es un romance sobre España. Un cantar de gesta. Una historia cambiante e inexacta. Una pregunta impertinente".

Hay grandes poetas con biografías pequeñas o anodinas y al revés… ¿dónde sitúa a Lorca?

Federico García Lorca

"Lo único anodino que hay en Lorca es su muerte". Cuando lo investigas un poco, te das cuenta de que era un ser nacido para morir así. Se le quería tanto que, tarde o temprano, alguien lo tenía que matar.

Y luego está la Vega granadina, un lugar especialmente turbulento en aquella época, para nada un remanso de paz… Lo digo porque siempre se ha dicho, incluso se ha representado a Lorca, como un señorito que vivía entre oropeles…"

Luis Buñuel y Salvador Dalí

Eso lo cuento y lo canto en las presentaciones. "Salvador Dalí y Luis Buñuel, en la Residencia de Estudiantes, se burlaban de la poesía de Lorca por tópica, gitanera y de terruño". Eran niños burgueses, ricos de ciudad. Lucero era rico de campo, hijo de un contrabandista, gamberro, guitarrrero y divertido que, en casa, metía más alpargateros y gitanos que señoritos. Lucero creció en un mundo de navajas, de conflicto social, de jaleo. "Los gitanos y las navajas lorquianos son autobiográficos". Hay una canción que marcó toda la novela, que me inspiró de principio a fin. La cantaba mucho Lorca, que también era músico, un muy buen pianista. Dice la canción: "ya se acabó el alboroto y vamos al tiroteo". Es un resumen perfecto de la historia de aquella España. Es un epitafio perfecto para Lorca.

Dura época para un poeta, como dice en la contraportada, 'Lucero' es "el correcto manual de instrucciones para asesinar a un poeta"...

Buñuel - Lorca - Dalí

"A los poetas, en España, siempre se los ha matado mucho y muy bien". A Lorca lo mataron así porque "era un icono de la libertad", y el fascismo, la derecha –no existe derecha no fascista– lo consideró como un trofeo.

¿Cree que los políticos deberían lavarse la boca antes de citar a Lorca?

Albert Rivera y Pablo Casado

Me lo preguntan a menudo. El problema no es con Lorca. Es con todas las citas. Nuestros políticos, a Albert Rivera y Pablo Casado les pasa mucho, cuando quieren parecer cultos mandan a un propio a que busque una cita en Wikipedia. "Se les nota que miran Wikipedia porque nunca conocen el contexto de las citas". Casado llegó a decir que uno de sus inspiradores era un marxista: Nelson Mandela. Casado hubiera metido a Mandela en la cárcel. "Si no dieran miedo nuestras derechas, nos darían mucha risa."

¿Cómo vivió Lorca su homosexualidad? Por momentos parece que se avergüenza, que agacha la cabeza, que lo oculta...

Lorca

Pues no lo sé. "Me da igual la sexualidad de Lorca. Es una cosa íntima y de escaso valor literario". La literatura sobre sexo no sirve nada más que a los reprimidos y a los que no quieren saber follar, como los y las machistas. "Trato la sexualidad de Lorca desde el otro lado. Desde el represivo. Como cuando estrenaba una obra le pintaban la palabra maricón sobre los carteles. Cómo lo insultaban en revistas fascistas y en mítines de la derecha cristiana". De esa sexualidad, la represora, sí se habla mucho en la novela. El resto son las cosas íntimas de Lucerito, y yo soy un caballero.

FUENTE: publico.es
Juan Losa
Madrid - 14/06/2019

Aníbal Malvar forma parte de esa cohorte de periodistas (David Bollero, David Torres, Juan Carlos Escudier, Eduardo Bayona, Vicente Clavero, Juan José Téllez, Juan Tortosa, Lidia Falcón, Cristina Fallarás, Nazanín Armanian ...) que sigo con interés a través de "Público", diario digital que, bajo la dirección de Ana Pardo de Vera, se ha convertido en uno de los principales referentes para los lectores de izquierdas de este "pís"

Prometo leer "Lucero" y hacer algún comentario en este blog.

16/6/19

ALBERT RIVERA Y VOX


‘Le Monde’ deja en evidencia a Ciudadanos por sus pactos con la extrema derecha: “Ya no engaña a nadie” 


Miguel Ángel G. Yanes

"CONTRA EL FASCISMO"

Umberto Eco lo tenía claro

Umberto Eco
(1932 - 2016)

En 1995 el filósofo y semiólogo Umberto Eco pronunció una charla en un simposio en la Universidad de Columbia. El texto más tarde sería publicado como artículo, y ahora, tres años después de la muerte de este intelectual italiano, Ara Llibres ha querido publicarlo en catalán, en un volumen independiente, en traducción de Maria Llopis (Lumen lo editó en castellano hace unos meses). Lo ha titulado, sencillamente, "Contra el fascismo".

La cuna del fascismo

Benito Mussolini
(1883 - 1945)

Eco, nacido en 1932, era, en el fondo, un hijo del fascismo (del primer fascismo, el original, como apuntaba él mismo). Empieza su ensayo explicando que a los 10 años ganó un premio literario de las juventudes fascistas con un texto en qué aseguraba "estar dispuesto a morir por la gloria de Mussolini y el destino inmortal de Italia". Pero la guerra trastocó sus convicciones y se convirtió en un sólido antifascista, que siempre plantaría cara a los totalitarismos.

Alerta con las indefiniciones

Francisco Franco
(1892 - 1975)

Eco quiere recordar que el fascismo es muy amplio, justamente porque no parte de una ideología cerrada, sino que se transforma continuamente. "Se puede jugar al fascismo de muchas maneras y el nombre del juego no cambia". Y compara el fascismo español y el italiano, poniendo mucho el acento en el hecho colonial: "Sacad al fascismo [italiano] el imperialismo y obtendréis a Franco o Salazar; sacad el colonialismo y tendréis el fascismo balcánico".

Identificar el fascismo eterno


Eco en su ensayo intenta identificar los factores que unen todos los fascismos, o, como él lo define, el uro-fascismo, el fascismo eterno. Identifica una quincena, entre ellos el culto a la tradición, basado en la búsqueda de una supuesta verdad primitiva; el rechazo de la modernidad y del racionalismo; el culto a la acción; la condena del espíritu crítico; el rechazo a la diferencia; el nacionalismo y la xenofobia; la apuesta por la lucha permanente; el menosprecio hacia la debilidad; el machismo... Y acaba con una advertencia: el fascismo se adapta a los tiempos y muta de lenguaje: la próxima vez no vendrá con el mismo uniforme. La única forma de evitar que se reproduzca es combatirlo continuamente.

Reivindicación de la Resistencia


Umberto Eco incluye en su reflexión un elogio de la resistencia antifascista italiana. Para Eco no tiene sentido cuestionar su eficacia bélica en la lucha antifeixista; lo esencial es su "significado moral y psicológico". Por desgracia, en el Estado español, la transición no supo valorar a aquellos que habían resistido al franquismo. A la democracia le costó reivindicar a las víctimas, y lo hizo tarde y mal, pero todavía más, fue incapaz de reivindicar a los luchadores por la libertad (quizás por culpa de la acción de ETA). Olvidar a los héroes que combatieron al fascismo en el Estado español sólo podía tener un efecto: debilitar la democracia.

Discursos para convencidos


Dicen que algunos curas, al encontrarse con las iglesias casi vacías, recriminan a los pocos feligreses que la gente ya no quiere ir a misa. Los pobres asistentes a la ceremonia tienen que recibir las críticas destinadas a los que no van y que no escucharán jamás al cura. De la misma forma, probablemente aquellos que compran un libro titulado "Contra el fascismo" son muy concientes de que hay que combatir permanentemente al fascismo. Pero en la calle hay centenares de miles de personas, millones, dispuestas a simpatizar con él, o como mínimo con algunos aspectos de este. Muchos de ellos están, incluso, decididos a votarlo. Y no tienen la mínima intención de comprar el libro de Eco para repensárselo.

FUENTE: elnacional.cat

Dado que el adoctrinamiento fascista suele hacerse de viva voz, hay quienes opinan que el fascismo se curaría leyendo. Permítanme que lo dude, ya que, depende mucho de lo que se lea y de cómo se interprete y asimile, y como a estos muchachitos todo lo que huele a cultura les apesta, no creo que den jamás con la literatura idónea que les ayude a higienizar sus mentes.

15/6/19

¡MILAGRO!

“Ciudadanos ha logrado el acuerdo con Vox sin negociar con Vox."

"Comparado con eso, lo de quedarse preñada de una paloma, UNA TONTERÍA”

 

El candidato de Ciudadanos, Juan Trinidad, elegido presidente de la Asamblea gracias a (redoble de tambor) ¡los votos de PP y Vox!



Ciudadanos antes y después de las elecciones.

Javier



Hay que ver lo que son las afinidades ideológicas. Lo de qué, el presidente de la Asamblea se apellide Trinidad, tiene perendengues.

Citizen Plof


ÚLTIMA HORA: Ciudadanos desmiente que se hayan sentado a negociar con la extrema derecha: "Lo hemos hecho todo de pie", ha dicho Ignacio Aguado.

 Anacleto Panceto

Miguel Ángel G. Yanes

POR QUÉ HE SOLICITADO MI BAJA EN LA APM


 Virginia P. Alonso, codirectora de Público

Hace unos días solicité mi baja en la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). Al recibir mi comunicación, me pidieron amablemente que explicara las causas de mi decisión. Y les redacté y envié el texto que pueden leer a continuación. He reflexionado mucho acerca de si debía o no hacerlo público, lo he consultado con distintos colegas de profesión y finalmente he decidido publicarlo. Lo hago porque pienso que es sano abrir un debate sobre el papel de este organismo, que nos pertenece (o debería pertenecer) a todos los los periodistas.

Lo hago porque amo esta profesión, porque le dedico gran parte de las horas del día desde hace más de 25 años y porque creo que una organización como la APM solo puede ser eficaz, útil y relevante si deja de soslayar asuntos que son claves para la supervivencia y dignidad del Periodismo y de quienes nos dedicamos a su ejercicio.

Quiero aclarar en cualquier caso que la decisión de abandonar la Asociación es estrictamente personal, al igual que los argumentos que la respaldan.


Las causas que me llevan a solicitar mi baja en la APM tras 18 años como socia son variadas y repetidas a lo largo del tiempo. Durante años he esperado un cambio o al menos una señal de que algo podía cambiar, pero he acabado por entender que esto no ocurrirá porque dudo de que haya siquiera un interés en que algo cambie. Lo explicaré de forma somera a continuación:

Por empezar con el detonante de mi decisión, no me siento representada por una asociación que otorga el premio al mejor periodista del año a una persona que ha publicado una información cuando menos cuestionable, proveniente de fuentes integradas en la estructura que montaron los mandos de Interior del anterior Gobierno del PP –la llamada policía política/patriótica– para perseguir a rivales del dicho partido, tal y como concluyó la propia comisión de investigación del Congreso de los Diputados, cerrada en julio de 2017.

Más allá de esto, en general echo en falta en la APM valentía, audacia e independencia para abordar los problemas de esta profesión, que son muchos. Y lo manifiesto con profunda tristeza, porque nada me gustaría más que estar representada por una organización que pusiera sobre la mesa asuntos de tan graves consecuencias para periodistas y para el prestigio de la profesión, pero sobre todo para los lectores, como por ejemplo los intereses económicos y políticos que acaban marcando la agenda de la mayoría de medios de comunicación de este país, algunos de estos sustanciados en acuerdos económicos anuales.


Estoy convencida de que esta circunstancia no se les escapa a los miembros de la junta directiva de la APM, y sin embargo no se aborda de ninguna manera. Como tampoco se les escapa el oscuro reparto de la publicidad institucional, un asunto de gravísimas consecuencias (por lo que tiene de opacidad de las instituciones y por lo que implica de utilización de medios de comunicación al antojo de gobiernos, comunidades autónomas y ayuntamientos). La APM tiene la suficiente entidad como para exigir que se cumpla la ley en este aspecto y velar y vigilar para que esto ocurra. Pero tampoco lo hace.

En relación a estos asuntos, me permito recomendarles la lectura de ‘El director’, el libro de David Jiménez, que relata minuciosa e ingeniosamente este entramado de intereses político-económico-mediáticos. Este libro, por cierto, es ya la revelación editorial de esta temporada y, sin embargo, en la APM no he conseguido encontrar ni una nota acerca de él ni una entrevista a su autor. Sorprendente.

Podría hablar también del criterio de la APM para amparar a periodistas, entiendo que siempre a petición del periodista en cuestión, a pesar de que sea 'vox populi' que sus derechos se han visto menoscabados. Por ejemplo, en junio de 2016 la Policía se presentó en la redacción del medio para el que actualmente trabajo exigiendo sin orden judicial alguna las grabaciones que demostraban la existencia de una 'policía política/patriótica'.


A día de hoy, ni la APM ni la FAPE han amparado a los periodistas afectados; una de ellas, a la sazón, recibe varias querellas semanalmente -aparte de amenazas- del entorno de ‘las cloacas’, sin que ninguna de estas organizaciones haya hecho ni un comentario al respecto a pesar de que hemos publicado reiteradamente estas circunstancias.

Tampoco se ejerce desde la APM una tarea de vigilancia de los estándares periodísticos básicos, algo que, a mi juicio, es esencial para devolver la confianza a los lectores no ya tanto en los medios de comunicación como al menos en el periodismo. Portadas que son un insulto para la inteligencia colectiva de la ciudadanía, contenedoras en ocasiones de mentiras o de inexactitudes, pasan al catálogo/hemeroteca de las 'vergüenzas periodísticas de este país' sin que nadie de su organización haga el más mínimo comentario al respecto.

Sin ir más lejos, estos días hemos visto en numerosos medios de comunicación cómo a un diputado, ahora número 2 del cuarto partido político, se le reducía a unas ‘rastas’ en un sinfín de titulares. Ni una palabra. ¿De verdad es necesario que alguien se queje para denunciar una mala práctica periodística como esta? ¿Quién o quiénes o cuántos tienen que quejarse para que se atienda?

 

En mi opinión, abordar estos asuntos desde una posición técnica (ética, deontológica y jurídica), y no necesariamente a instancia de parte sino 'motu proprio' desde la APM o la FAPE, es esencial para acercarse siquiera a esa regeneración/transformación del periodismo con la que muchos se llenan la boca pero que al final no deja de ser mero decorado para engolar discursos. Sólo con esa regeneración real lograremos más lectores y, por tanto, medios más sostenibles. Al menos yo estoy firmemente convencida de ello.

Por tanto, no me representa una asociación que se solidariza con los despidos de compañeros, pero hace más bien poco o nada por abordar los problemas de fondo cuya consecuencia última es la salida de colegas de sus medios, los recortes salariales o, en el peor de los casos, el cierre de un medio; y cuya consecuencia primera es el desprestigio imparable de una profesión que algunos aún intentamos ejercer con orgullo, humildad y vocación de servicio público.

No me representa una asociación que ofrece como beneficios a sus asociados descuentos para distintas actividades de ocio, pero que no ataca las que a mi entender son las verdaderas dolencias del periodismo español. Y, desde luego, no me representa una asociación que sigue celebrando 'una corrida de toros anual' como uno de sus emblemas.


Si en algún momento deciden modificar los focos de atención de la asociación para acercarse a lo planteado anteriormente, abonaré gustosamente los 62 euros trimestrales de cuota e incluso les sugeriré incrementar la misma.

Un saludo.

FUENTE: publico.es
Virginia P. Alonso
11/06/2019

Este ciudadano apoya incondicionalmente la valiente postura de Virginia. Es mas, pide para ella ese grito de:


¡Las mujeres al poder!

14/6/19

EL SUSTO

Cerró la puerta de la cocina para que el olor de la comida no se esparciera por el resto del piso.

Se había convertido, como a él mismo le gustaba titularse, en "cocinero mayor del reino", aunque, a excepción hecha de barrer y fregar, algo que su perenne ciática y su esporádica lumbalgia le impedían hacer en profundidad, efectuaba también el resto de labores de la casa, ya que, hacía más de diez años que había dejado definitivamente "aquel cochino vicio" del trabajo asalariado.


Entre el trajín de sartenes y calderos, absorto en los entresijos de su desbordante imaginación, no la oyó llegar antes de la hora de costumbre. Así que se llevó un susto tremendo al verla aparecer de repente. Sintió un helado escalofrío que se agudizó cuando, sin motivo aparente, la puerta de la solana se abrió de golpe y a continuación la de la cocina, que ella había cerrado tras de si.

Un profundo estremecimiento lo sacudió. Intentó decir "te quiero", pero solo le brotó un murmullo ininteligible que le llenó la boca de saliva, antes de desplomarse ante los aterrados ojos de su esposa.

Despertó con un leve dolor en el centro del pecho; a su lado, ella dormía plácidamente. Miró el reloj-despertador de la mesilla de noche: las 3 en punto de la madrugada.

Le costó más de una hora volver a conciliar el sueño. Cada vez que cerraba los ojos, aquel terrible escalofrío le recorría nuevamente el cuerpo.

Miguel Ángel G. Yanes

RIVERA NOS TOMA POR IMBÉCILES


No es que sea algo exclusivo de la cuadrilla de ‘mister Orange’, aunque en sus predios es donde se aprecia con más nitidez. Se trata de la escasa consideración que este partido tiene de la inteligencia de sus votantes y de la ciudadanía en general, a los que se toma por imbéciles completos cuando únicamente nos permitimos ser tontos media hora al día, preferentemente durante el desayuno y con la legaña puesta. Tampoco es que nos consideremos muy listos pero llevamos mal que se insulte a nuestra inteligencia de manera tan soez. 

Sabemos que los niños no vienen de París, que los Reyes son los padres y que los de Rivera mienten más que hablan al decir que jamás pactarán con Vox.

Sobre esto último, el empeño de los de Rivera en negar la evidencia resulta ya un tanto cargante, hasta el punto de que la situación empieza a asemejarse al de la pareja de amantes pillada en plena coyunda que se justifica con la fórmula clásica de 'no es lo que parece'.


El ejemplo más evidente es el de la cita clandestina de este domingo entre Ignacio Aguado (C’s) y Rocío Monasterio en un hotel de Madrid que, según se ha explicado desde la dirección naranja, fue un encuentro de cortesía en el que ni se negoció nada ni se habló de política. Se ha argumentado incluso que quedaron para conocerse. ¿No les parece romántico?

Pues bien, a resultas de esta inocente reunión, Ciudadanos podrá sentar a uno de los suyos en la presidencia de la Asamblea de Madrid a cambio de que Vox ocupe uno de los otros seis puestos de la Mesa de la Cámara, algo que no hubiera podido ocurrir sin este café sin pretensiones en el que Aguado y Monasterio se miraron dulcemente a los ojos sin pronunciar palabra. 

Como nuestra estupidez es enciclopédica e ignoramos las reglas básicas de la aritmética, se nos escapa que los de Rivera y el PP, su socio preferente, no tienen la mayoría en la Comunidad ni en el Ayuntamiento de la capital sin el concurso de la ultraderecha. De ahí que nos creamos a pies juntillas que nuestros liberales centristas, suaristas y macronistas jamás negociarán con "los cruzados de la Reconquista" porque son gente muy ruda que les produce urticaria con la barba.


Obviamente, el caso de Madrid no es una excepción sino la regla general porque así lo ha decidido la ejecutiva de Ciudadanos al establecer su política de alianzas. Blanquear a la extrema derecha es, por tanto, una decisión consciente y premeditada que provocará que muchos gobiernos autonómicos y municipales se sometan a los caprichos de esta fuerza ultramontana que tiene entre sus objetivos, precisamente, la supresión de las autonomías. 

Quienes venden su alma al diablo han de ser conscientes de que en algún momento les llegará la factura, tal y como está ocurriendo en Andalucía con la negociación de los Presupuestos.

Ortega Smith&Wesson, que será muy facha y muy falangista pero que tampoco es un tonto a las finas hierbas, lo ha dejado muy claro en estos días. Ha dicho que su partido no dará cheques en blanco sin formar parte de la negociación porque no se ven en el papel de “testaferros” de Casado y Rivera. En definitiva, que pese a los problemas de la educación en España, los de Vox también aprendieron a sumar y restar, que es de lo que va este cambalache posterior a las elecciones.

Javier Ortega Smith

Sorprenden los remilgos de Rivera en reconocer que no hace ascos a la extrema derecha y que por un plato de lentejas se marca con ella un baile agarrado, como demostró en su día al aceptar el cheque del "xenófobo irlandés de Libertas" para concurrir juntos las elecciones europeas de 2009

Incapaz de convencer de su inocencia a sus socios europeos o a su fichaje estrella Manuel Valls, que sólo se chupa el dedo con los escargots, está decidido a contarnos el cuento chino de que si Vox es el agua, él es el aceite. 

¡Un respeto a las canas, oiga!

Manuel Valls

FUENTE: publico.es
Tierra de nadie
Juan Carlos Escudier
11/06/2019

 
A estas alturas de la vida ya no me creo nada. Hace tiempo que llegué a la conclusión de que "todo es una puta mentira". Por eso me ha hecho gracia que, CUATRO-TV, se haya descolgado con un nuevo programa que, de la mano de Risto Mejide, se titula "TODO ES MENTIRA".