3/1/17

ENTREVISTA A JAVIER CÁMARA

“Sorrentino está marcando nuestra época” 

Javier Cámara, protagonista de la nueva serie de Paolo Sorrentino
FOTO CEDIDA POR EL ARTISTA
 
A Javier Cámara (Albelda de Iregua, La Rioja, 1967) no hay director español que se le resista: Isabel Coixet, Pedro Almodóvar, José Luis Cuerda, Julio Medem, David Trueba, Cesc Gay o Joaquín Oristrell han contado con su talento a lo largo de las dos últimas décadas. Sus inicios interpretativos estuvieron marcados por la comedia, desde una de sus primeras apariciones en la serie de Andrés Pajares ¡Ay, Señor, Señor! hasta el papel que encumbró su vis cómica como hijo de Amparo Baró en 7 vidas. Su primera nominación vendría precisamente en los premios Goya de 1998, como mejor actor revelación por la irreverente Torrente, el brazo tonto de la ley. El actor  fue desarrollando su talento para combinar el tono dramático y la comedia, repitió nominación en los Goya en la categoría de mejor actor protagonista hasta en tres ocasiones: Hable con ella, Torremolinos 73 y Fuera de carta; y como actor de reparto por La vida secreta de las palabras de Isabel Coixet. El codiciado cabezón llegaría, por fin, en 2013, con su primera estatuilla por Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba, y de nuevo, dos años después, con Truman, de Cesc Gay.

Estos reconocimientos, quién sabe, quizá hayan provocado el salto de Javier Cámara a la ficción internacional este año, de la mano del director italiano Paolo Sorrentino, ganador de un Oscar por La gran belleza (2013). Como hiciera junto a Andrés Pajares, Cámara se enfunda la sotana, aunque desde lo opuesto a la comedia, en la serie recién estrenada de HBO The young pope. Un proyecto en el que han participado distintas productoras de Francia, Italia, Estados Unidos y España y que, entre sus méritos, cuenta con ser el estreno más visto de la historia del Sky Channel italiano. Es una serie que gira en torno a las dudas personales del ficticio papa Pío XIII, encarnado por Jude Law, y las luchas de poder dentro del Vaticano. Para 2017, cuenta por teléfono, Cámara también gozará de un papel en la tercera temporada de la serie Narcos.

Paolo Sorrentino, director y guionista de cine italiano

Ha dado el salto a la escena internacional. ¿Hasta qué punto cumple un sueño?

Esas cosas no se premeditan, te las ofrecen y dices que sí sin pensártelo dos veces. Uno no lo plantea, uno sueña que puedas estar rodando cosas fuera, viajar y estar en proyectos internacionales tan interesantes como Narcos o con gente del talento de Sorrentino, Jude Law o Diane Keaton. Está siendo un año muy bonito de trabajo y rodaje y estaré rodando Narcoshasta el mes de mayo.

¿Qué tiene la ficción extranjera, ahora que la conoce desde dentro? ¿Es muy diferente a la española?


“Se está perdiendo un momento crucial para la creación cultural en España”

No veo diferencias a la hora del talento. Evidentemente, Paolo Sorrentino es una persona que tiene un momento artístico increíble y es difícilmente comparable a nivel mundial, hay gente que marcó una época y yo creo que Sorrentino está marcando la nuestra. Aunque estén dando la espalda a la producción, a la gestión, a la capacidad de crear cultura y de que ésta salga adelante, yo veo muchísimo talento en España. No hay apoyo por parte de las instituciones y ves que se está perdiendo un momento crucial donde los grandes medios y plataformas americanas como HBO, Amazon y Netflix están desembarcando en España. 

¿En dónde se nota más la falta de apoyos?

Político español haciendo oídos sordos a la cultura

La pena es que las comparaciones sean odiosas. No hablo como un experto pero en Latinoamérica existen cuantiosas exenciones fiscales, leyes de mecenazgo y subvenciones varias y tienen un recorrido cinematográfico y cultural mucho más corto que el español. Ahí veo que hay mayor interés en otros países y que hay un negocio abierto increíble. No hay intención y las comparaciones son odiosas con países como Colombia con el 40% de  exenciones fiscales. Me duele que las autoridades de mi país no vean el momento tan extraordinario de creación cultural y de producciones internacionales que se está perdiendo y que estén castigando el cine de esta forma. Es la eterna queja tan dolorosa, porque si ahora dicen que van a bajar el IVA de todos los espectáculos en vivo estás volviendo a castigar al cine.

The young pope es una producción internacional entre cuatro países: Francia, Italia, España y Estados Unidos. ¿Es ese el futuro hacia el que camina la producción audiovisual?

Hay un gran respaldo internacional, sobre todo por Paolo y todo lo que rodea su figura. Es un artista único en Europa y diría que en el mundo, pero no es nada improbable que esta fórmula de coproducción se utilice en el futuro. Si observas los European Film Awards, la mayor parte de las películas están producidas por tres, cuatro y hasta cinco países. Aquí lo hemos visto menos porque teníamos una infraestructura de cine que se podía permitir financiarse sola, pero ahora es fundamental coproducir para poder sacar una película adelante. En Europa están acostumbrados desde hace mucho tiempo, The Young Pope es una producción carísima, cada capítulo cuesta 4 millones de euros y otro estreno de Netflix como The Crown goza de 13 millones por episodio. Son series muy ambiciosas que sería imposible realizar sin varias productoras detrás.

¿Qué es lo más reseñable de trabajar con Sorrentino?


¡Uf! Es algo que puedes soñar como muy lejano. Tuve que tener un período de adaptación para que no se me notara que estaba demasiado contento y poder centrarme en el personaje. Fue un año precioso, Sorrentino es un tipo al que admiraba desde hace mucho tiempo. La gran belleza, La juventud, Las consecuencias del amor forman parte de mis películas favoritas y trabajar con él ha sido un sueño. Lo que más me ha sorprendido es su increíble mundo interior, su punto de vista, cómo cada plano está lleno de belleza e intención. Tiene un gusto y un compromiso por la belleza exquisitos.

Al principio, su personaje ocupa un segundo plano. Pero eso cambia. 

En estas series no hay personajes secundarios. En el Vaticano hay un personaje principal que es el Papa y otro que no aparece en la serie que es Dios y después todos los demás somos satélites en torno a ellos (risas). Yo no consideraba que tenía un papel pequeño, las frases eran tan maravillosas y los diálogos tan icónicos que era un honor estar ahí haciendo cualquier papel.

¿Es el Vaticano algo similar a un juego de tronos, como deja entrever la serie?


"El mundo se está poniendo cada vez más oscuro"

El Vaticano inventó Juego de tronos mucho antes de que se hiciera la serie (risas). Estaría bien que dijeras que Juego de tronos se inspira en Shakespeare y en el Vaticano,  porque la serie bebe directamente de la tradición religiosa cultural y dramática de los últimos siglos. Y no conozco el Vaticano, pero me interesa mucho más el punto de vista de Sorrentino. Esa espiritualidad y mundanidad al mismo tiempo, que son dos extremos que sabe manejar tan bien Sorrentino, porque juega con el misterio y las dudas que tiene cada uno respecto a la fe. Quizá lo más interesante de la serie es la profundidad interior de cada personaje.

La serie no ha levantado la polvareda que cabía esperar en el Vaticano. ¿Está cambiando la mentalidad de la Iglesia?


No creo que a Sorrentino le interese mucho lo que puedan decir la Curia o el Vaticano, él ha hecho la serie que quería hacer y no se ha cortado un pelo. Es muy valiente porque habla de lo que él siente que es la Iglesia ahora mismo y las series ahora mismo son muchísimo más escandalosas que The Young Pope. Lo que intenta Sorrentino es emitir una serie llena de misterio y de dudas personales, que es la esencia de la serie.

El personaje de Lenny Belardo trata de acabar con el supuesto buenismo de la Iglesia, desde la llegada del papa Francisco.

Es un Papa que vuelve a las ideas del medievo y recupera muchas de las tradiciones antiguas. Sobre todo el misterio de Dios y de la Iglesia volviendo a un lugar muy oscuro en el que se siente mucho más cómodo. En ese sentido, se pueden encontrar todos los paralelismos que quieras, porque el mundo se está poniendo cada vez más oscuro.


¿Cómo ha visto desde la butaca este año de cine español?

Me siento orgullosísimo del cine que se hace aquí. Hay una hornada de directores jóvenes con un talento increíble, con una dificultad enorme para hacer películas si no tienes una televisión detrás para hacer una promoción fiable. Lo demuestra que Raúl Arévalo con Tarde para la ira sea el mejor estreno en nominaciones de un director novel en la historia de los Goya.

Ha contado con una breve aparición en La reina de España. ¿Cómo vivió que se juzgara la obra de Trueba, en relación con sus ideas políticas?

Fernando Trueba, director de cine español

"La política cultural de este país es un despropósito"

Como no apruebo ese tipo de polémicas lo llevo con bastante fastidio. Que alguien haya tratado de boicotear esa película por todos los medios para que la gente no vaya al cine es tristísimo. Para mi las opiniones personales de cada uno no tienen nada que ver con que me guste una película, y menos para tratar de destruir a ese artista. Como adoro a Fernando Trueba, es un amigo y le quiero muchísimo, me duele en el alma que alguien trate de destruirle.

Después de una legislatura esperando una bajada del IVA cultural, ¿cómo ve los ánimos en el mundo de la cultura? ¿Esperan algo diferente para esta legislatura?


No espero nada, me parece cómico que digan que van a bajar el IVA pero solo para espectáculos en vivo, la política cultural de este país es un despropósito. O nuestros políticos no quieren o no saben hacerlo y sería muy fácil porque en otros países se está haciendo a una velocidad de infarto y nosotros nos estamos quedando atrás. Pero mientras el talento siga surgiendo, se van a seguir haciendo películas maravillosas.

FUENTE: ctxt.es
Culturas - Artes y Letras
Nacho Valverde
01/01/2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario