17/3/18

COSAS DE LA SEMANA SANTA

En Santa Cruz de La Palma se prohíbe a los bares celebrar actividades lúdicas en Semana Santa

El Ayuntamiento, gobernado por el PSOE, justifica el bando para "defender" y darle "empaque" a la festividad religiosa

Calle Pérez de Brito, en Santa Cruz de la Palma. / WEB MUNICIPAL
Calle Pérez Brito - Santa Cruz de La Palma

El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, gobernado por el socialista Sergio Matos, ha emitido un bando que advierte de que "queda expresamente prohibida cualquier actividad lúdico-festiva en bares, restaurantes, locales de ocio y zonas aledañas los días 29 de marzo (Jueves Santo) y 30 de marzo (Viernes Santo)".  

Sergio Matos

En respuesta a una pregunta de la concejala de Nueva Canarias, Maeve Sanjuán, quien le recordó que "estamos en un país aconfesional", Matos justificó que "es un bando tradicional" que se reproduce en el municipio desde hace años, por lo que insistió en "defender" la Semana Santa local, una "fiesta declarada de Interés Turístico Regional". El objetivo, según el alcalde del PSOE, sería darle "empaque" a una celebración que "es más castellana que otras Semanas Santas", por lo que abogó por ser "respetuosos" con la festividad religiosa. El bando afecta a los establecimientos de hostelería ubicados en casi todas las calles del casco urbano.

FUENTE: eldia.es
17/03/2018

Este chicharrero (casado con una palmera desde hace 33 años) tenía previsto acudir a La Palma durante la Semana Santa; incluso estaba decido a hacer el trayecto en barco, ya que, a estas alturas resulta harto difícil conseguir billete de avión, sobre todo para la vuelta, pero me he cogido tal rebote con la prohibición de la alcaldía que he renunciado a ir. 

Me parece inadmisible que en un "pís" aconfesional como éste (al menos así figura en el Artículo 16.3 de su última constitución) se tome tal medida en beneficio de los fastos de la Iglesía Católica. Suena a tomadura de pelo, máxime viniendo de un alcalde "socialista", por mucho que quieran adornar el bando de interés turístico y respeto. 

Y el respeto al resto de la ciudadanía y a su libertad de disfrutar del ocio como les apetezca "¿onde oño stá?"


Alguien continúa siguiéndole el juego a esa oligarquía católica que aún huele a franquismo revenido por mucho incienso que le echen.

Si mi abuelo Juan estuviera vivo ¿saben lo qué le habría dicho al señor alcalde?: 


- ¡No me haga reír que tengo el labio "partío"!
¿Y para esto luché yo tantos años?

Miguel Ángel G. Yanes

2 comentarios:

  1. Esto me retrotrae a los años duros del franquismo, cuando durante esos dos días no abrían ni los bares, ni los cines, ni ningún otro tipo de espectáculo e incluso la música, a no se la sacra, estaba prohibida.
    ¿Estaremos desandando lo andado?

    ResponderEliminar
  2. A mí siempre me ha cuestionado lo de obligar a todo el mundo a pasar por aro.

    En este país, la Iglesia y el Estado siguen yaciendo juntos aunque no estén casados.

    ResponderEliminar