17/2/13

LA BUENAVENTURA CARNAVALERA

El pasado sábado de Piñata, a golpe del mediodía, después de oir la batucada conjunta de las nueve comparsas carnavaleras en la Plaza de la Candelaria, ascendíamos, mi mujer y yo, por la calle del Castillo, cuando una gitana nos detuvo y nos echó la buenaventura; mejor dicho, se la echó a ella, porque yo no salí muy bien parado que digamos. Le tomó la mano izquierda y "leyendo" en su palma, predijo:


- Vas a sacarte la lotería; luego te quedarás viuda, pero volverás a casarte de nuevo.

Ya verán ustedes la gracia que me hizo tal augurio, aunque no fuera una gitana verdadera, sino una compañera suya de trabajo que, debidamente disfrazada, bajaba a disfrutar del carnaval.

"La madre que la parió..." pensé para mis adentros. Mira que estas cosas que se dicen sin pensar, suelen tener sus buenos acertones, tal vez porque son puestas en nuestras bocas por otras entidades; esas mismas que hacen decir siempre la verdad a los borrachos y a los niños.

- ¡Vade retro, mascarita!

Miguel Ángel G. Yanes
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario