3/6/10

SORIMBA

Hay una página web que me encanta y que suelo visitar con bastante frecuencia, se trata de Reserva de Palabras, a través de la que he vuelto a recordar antiguas palabras ya en desuso, y he aprendido otras que desconocía. Pero hoy voy a discrepar (no sé si con razón o sin ella) sobre una de las acepciones que se da en dicha página de esa hermosa palabra: Sorimba.-"Se usa en Canarias cuando se habla de alguien que está algo atontado o despitadillo \"Llegó sorimbado después de andar con los chinijos* \" (*En Lanzarote, niños)".

Si buscamos sorimba en el Diccionario de la Real Academia Española, nos dice taxativamente que dicha palabra no está registrada en el mismo, pero nos muestra otra que tiene una escritura cercana: Zorimba, palabra utilizada en México y cuyos significados; tonto (‖ falto de entendimiento o de razón) y ebrio (‖ embriagado por la bebida) si que vienen a expresar lo anteriormente expuesto. Algo así como "estar zumbado".

Mientras que sorimba, cuyo origen sigue siendo para mí un misterio, aunque hay quienes aseguran que es un claro portuguesismo, significó siempre para nuestros mayores, una lluvia fina y persistente, para la que también se empleaban otros términos, como posma o sereno. Aunque, en algún que otro diccionario en línea, he visto que la identifican también con "miedo".

¿Que provoca entonces el equívoco? Pues ni más ni menos que nuestra peculiar forma de pronunciación: el seseo, que, curiosamente, compartimos también con los mexicanos.

Yo diría que pronunciamos de igual forma dos palabras con significados diferentes: sorimba y zorimba, por lo qué, sólo el sentido de la frase nos va a dar la pista correcta de cómo escribirlas.

Miguel Ángel G. Yanes

No hay comentarios:

Publicar un comentario