3/2/17

EL DÍA EN QUE JIMI HENDRIX DESTRONÓ A DIOS

Jimi Hendrix

Fue un 1 de octubre, de 1966 para más señas, y cambiaría para siempre la historia de la música rock. Aquel día un joven guitarrista zurdo afroamericano llamado Jimi Hendrix, líder de una banda neoyorkina denominada "Jimi  James and the Blue Flames", conoció a Eric "Manolenta" Clapton.

Hasta ese instante, el guitarrista indiscutible del panorama rockero británico había sido Clapton que, en aquel momento, formaba parte de Cream (considerado por los entendidos el primer supergrupo musical de la historia) compuesto también por Jack Bruce al bajo y Ginger Baker a la batería.


El contacto entre esos dos monstruos de la música: Hendrix y Clapton, se produjo gracias a Linda Keith, por aquel entonces novia de Keith Richards, componente de Rolling Stones, a quien ésta lo presentó, recomendándolo también al manager de la banda, Andrew Loog Oldham, que no le prestó la menor atención. Así que Linda lo derivó a Chas Chandler que, habiendo abandonado Animals, estaba interesado en convertirse en representante artístico.

Chas Chandler alucinó con Jimi Hendrix cuando lo escuchó tocar por primera vez "Hey Joe" de Tim Rose, lo que le bastó para autonvencerse de que habia encontrado a una auténtica estrella. Así que Chandler le propuso actuar en Londres, a lo que Hendrix accedió de inmediato con una condición, que le presentara a Eric Clapton del que era un gran admirador.

Cream

Aquel 1 de octubre de 1966, aprovechando que Creams actuaba en Londres, Jimi Hendrix obligó a su manager a cumplir la promesa que le había hecho y ambos asistieron al London Polytechnic donde tendría lugar el concierto.

Chas cumplió su palabra y, tras las bambalinas, le presentó a Eric Clapton y al resto de la banda. Y fue entonces cuando Hendrix tuvo la osadía de solicitar que lo dejaran actuar con ellos, algo que nadie se había atrevido a hacer con anterioridad, pues no en vano, los Cream, totalmente endiosados, eran "los putos amos" del panorama musical de Gran Bretaña. No obstante, ante el asombro general, aceptaron (tal vez por deferencia hacia Chas Chandler) que Jimi Hendrix los acompañara en el escenario.
 
Jimi Hendrix y Eric Clapton

Preguntaron a Jimi qué le gustaría tocar, y se decantó por "Killing Floor" de Howlin' Wolf. Entonces los Cream le pidieron que comenzara y se armó la de Dios es Cristo.

Hendrix con su stratocaster blanca de la que no se separaba ni para dormir, comenzó a tocar a una velocidad inusitada, ante lo que, Bruce y Baker no tardaron en ponerse a su altura, no así Clapton que no conseguía igualar ni la técnica ni la endemoniada velocidad a la que Hendrix tocaba.

En aquel momento Eric Clapton era Ícaro cayendo del cielo con la alas derretidas por el mágico fuego que emanaba de la guitarra de Jimi Hendrix.

 La caída de Ícaro

Clapton, abandonó el escenario a media canción, y estaba fumándose un cigarrillo con evidente nerviosismo cuando se acercó a su lado Chas Chandler, a quien espetó: 
  
“¡Tú sabías que esto iba a pasar!, ¡nunca me dijiste que fuera tan puñeteramente bueno!”

Miguel Ángel G. Yanes

No hay comentarios:

Publicar un comentario