21/12/15

LOS "TRIPLE ICOS"

Esto de ser "triple ico", es decir: paranoico, neurótico y esquizefrénico, le da mucho juego a uno para escribir lo que le venga en gana. Verán:

Hoy me apetece decir que hay unas entidades que me vigilan constantemente; y no son la Policía Nacional, ni la Guardia Civil (que también), ni la CIA, el MI6 o el Mossad. Se trata de entidades procedentes de otro plano y, tal vez, todo lo que escribo me lo soplen ellas (tonterías y estupideces aparte) porque, al parecer, tengo encomendada una "misión": ser vocero de unos tíos... o tías (no lo tengo muy claro) que, carentes de soporte físico, necesitan unos operarios baratos que puedan hacer llegar sus "mensajitos" al resto de los humanos.


Sé que no estoy sólo: somos legión, aunque no nos agrupemos en cohorte, manípulo, ni centuria alguna. Carecemos de contrato, no tenemos condiciones laborales definidas, ni siquiera salario, pero seguimos empeñados, como buenos "icos", en transmitir lo que nos filtran, desde algún lado, unos "sembradores de conciencia".


Imagino que este desperdigado ejército donde caben todo tipo de razas, culturas, religiones, tiene también sus pautas de conducta. Tal vez no sea sólo una tontería mía, cruzar los brazos sobre el pecho cuando, al anocher, dirijo la mirada hacia Orión, enmarcado en el cénit de la noche invernal, o tal vez seamos una avanzadilla de nuevos ángeles rebeldes. Tal vez, digo.

Hace tiempo que entendí que los lados, sitios o planos, tienden a infinito, y que la cuestión del aprendizaje terrestre estriba en superar no sólo la tridimensionalidad de nuestro mundo, sino en transmutar nuestros demonios: miedo, cólera, egoísmo, avaricia, orgullo, vanidad... por sus contrapartidas, porque mientras arrastremos ese peso, nuestra conciencia no podrá evolucionar para acceder a otras dimensiones. Es más, ateniéndonos solo al plano físico: sin hay otros seres en el espacio exterior (que los hay) no pueden permitirnos salir de esta esfera hasta que no alcancemos, como especie, el nivel adecuado; porque llevaríamos el odio, la avaricia y la guerra a donde quiera que vayamos.


No tenía que haber contado esto, pero hay situaciones en la vida en las que te ves impelido a desobedecer las normas y "largar" lo que crees saber, aunque los demás te consideren un pobre majareta.

 "TODOS SOMOS UNO"

Miguel Ángel G. Yanes

No hay comentarios:

Publicar un comentario