7/9/15

LAS NARANJAS Y EL MAR (POEMA)

 

Dice la copla popular:
“Naranjas es cosa que la mar no tiene”,
Pero yo la he visto jugando con naranjas.

Las traía flotando desde dios sabe dónde
Para empujarlas luego
Por la negra pendiente de la playa
Hasta donde alcanzaban
Los rumorosos dedos de su espuma.

Al deshacerse estos,
La propia inercia de los redondos frutos
Las hacía rodar de nuevo hacia su seno.
Toda la tarde así,
Bajo el mágico son de la resaca.

Al alcanzar la mar su punto álgido,
Una pequeña bandada de palomas,
Expertas en mareas,
Vinieron a picotear los restos de la orilla.

En su labor alimenticia estaban
Cuando llegó corriendo sobre la arena un niño
Con los brazos abiertos
Y una infantil misión: la de espantarlas.

Al unísono alzaron fugaz vuelo,
Y fue entonces que el infante
Desnudo y sonriente, reparó en las naranjas
Que subían y bajaban
Con un ritmo constante por la arena.

Atento a la cadencia,
Esperó que alcanzaran el súmmum de su ascenso
Y logró atrapar una.

Alborozado, con ella entre las manos,
Echó a correr hacia su madre, gritando:
¡Mamá… mamá!... ¡Mira!:

¡¡¡Una naranja de mar!!!

Miguel Ángel G. Yanes

No hay comentarios:

Publicar un comentario