16/12/14

ALERGIA A LAS CORONAS

Detenido frente el semáforo de peatones, al principio de la Avenida de Venezuela (Santa Cruz de Tenerife), he visto pasar frente a mí un coche fúnebre atestado de coronas, lo que me ha dado pie a escribir esta entrada.

¡Por favor! cuando me muera no me envíen coronas. Antimonárquico visceral, soy alérgico a todas ellas... a excepción de las nórdicas ¡claro está! (sigo hablando de coronas, no de mujeres, que también): suecas, noruegas, danesas, islandesas; ya que, obviando a Finlandia que, no sé bien si por ser una etnia diferente y poseer distinta raíz idiomática, por simples cuestiones económicas, o por llevarle la contraria al resto, han sucumbido a la presión de la Unión Europea, terminando por adoptar el euro como moneda nacional.

¡Que Thor los coja confesados!

A mí me gustaría más que, en lugar de gastarse el dinero (los euros... ¡los putos euros!) en coronas de flores, después de "hacerme humo", lo emplearan en una buena comida y bebida en mi memoria; y que me reservaran un sitio porque, aunque no me vean, andaré por allí... ¡je, je!


Ahora que lo pienso: a lo mejor me gustaría también que sonara la Meditación de Thais de Massenet.

Con las cenizas, mi hija ya sabe lo que debe hacer.



Nota: Hago constar que Islandia y Noruega no forman parte de la UE; el resto de países nórdico, sí; aunque sea Finlandia el único que ha entrado por el aro de la moneda europea.

Miguel Ángel G. Yanes

No hay comentarios:

Publicar un comentario