21/9/13

"SALTAPERICOS"

Cuando era crío existía una escala de peligrosidad para los fuegos de artificio. Comenzaba con aquellos que no necesitaban llama, y la iniciación de los más pequeños se efectuaba con las sencillas y poco peligrosas "bombitas", también llamadas "bombetas" o "cebollitas": pequeñas bolsitas de papel de seda de color blanco (aproximádamente del tamaño de un boliche o canica) en cuyo interior llevaban una mezcla de pólvora y cal que, al ser lanzadas contra el suelo, producían una pequeña explosión.


Esa ascensión por la peligrosidad de la pirotecnia, tenía un segundo peldaño que, por supuesto, iba acorde con la edad: los "saltapericos". Venían a ser unas gotas solidificadas de fósforo inorgánico fundidas sobre una tira de papel que, a mí, se me antojaban oscuras uñas de mujer. Se cortaba un trozo que contuviera una de ellas y se raspaba, bien contra el piso, un muro o la suela del zapato. Se soltaba a continuación para observarlo saltar, echando chispas y haciendo un ruido característico. Era un producto peligroso en manos de niños pequeños, ya que, al ser altamente venenoso, podían incluso fallecer si llegaban a ingerirlo. Por ello, al menos en España, se ha prohibido su comercialización.

 
Los chicos de aquella época, a veces cometíamos la insensatez de humedecer los "saltapericos" con la lengua y frotarnos el rostro con ellos, para que brillara en la oscuridad; con lo cual absorbíamos el fósforo (si bien en pequeñas cantidades) por vía tópica y oral... ¡Cosas de críos... y de adultos poco conscientes y desinformados!



En las Islas Canarias, en Cuba y en otras latitudes de América latina, la palabra "saltaperico" se aplica, por similitud, a una persona inestable que "salta" por menos de nada, aunque también se conoce con tal apelativo al tucu-tucu, cocuyo o gusano de alambre, y a dos tipos diferentes de plantas: una hierba perenne de flores azuladas, propia de suelos húmedos (Ruellia tuberosa) y otra de la familia de las proteáceas (Embothrium grandiflorum).
 

En Venezuela, el término "saltaperico" viene a identificarse también con bullicio o algazara.

Miguel Ángel G. Yanes

No hay comentarios:

Publicar un comentario