20/4/12

EL CAPITÁN "G"

El capitán "G" era un personaje bastante peculiar, con su prominente barriga, sus siete trienios de suboficial ("ahí es ná") y su perpetua mala leche. Presa de arrebatos carentes de toda lógica (al menos para mí) vociferaba por cualquier cosa y se le llenaba la boca de palabrotas, como aquel día en que le preguntó al camarero:

- ¿Qué hay de comer hoy en la cantina?

- Callos, mi capitán.

- ¡Callos!... ¡hein!...¡callos!... ¡los callos te lo metes tú en los cojones! ¡Me cago en la madre que te parió!... ¡hein! (*)

Al pobre camarero, ante tal exabrupto, sólo se le ocurrió cuadrarse y decir con voz temblorosa:

- ¡A la orden de usted, mi capitán!

Deduje que no debían gustarle los callos o algo así.


O como el día en que abrió la puerta del despacho y me preguntó:

- ¿Dónde está el capitán "C"?

Y yo, ni corto ni perezoso, le respondí:

- Ha tenido que llevar a su perro al veterinario, mi capitán. Tuvo una hemorragia.

- ¡Una hemorragia!... ¡hein!... ¡yo si te voy hacer a ti una hemorragia!... ¡hein! (*)

Y yo, acordándome del camarero, sólo atiné a decir:

- !A la orden de usted, mi capitán!

Cerró dando un portazo, y me quedé pensando:

"Vaya una pandilla".


(*) Cualquier parecido con la realidad es absolutamente cierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario