1/10/11

UN BASURERO "AD HOC"

Aunque poca gente recuerde ya los nombres de los antiguos barrios de Santa Cruz de Tenerife: Ballester, Buenavista, Perú, Uruguay... cuyos nombres se han diluido en parte, absorbidos por la nueva reestructuración en distritos de la ciudad, diré que me crié en el Barrio de Buenavista, y es por ello que conozco bastante bien el Puente Zurita, ya que, a diario, me veía en la obligación de cruzarlo al menos en dos ocasiones, a la ida y a la vuelta del colegio. Fue éste uno de los primeros puentes construidos para salvar el accidente geográfico del Barranco de Santos, y unir así los barrios de Salamanca y Buenavista, el uno frente al otro, pero separados por esa profunda grieta; permitiendo comunicar, a su vez, la parte norte de la ciudad con el interior de la isla.


La estructura del puente no había sufrido ningún tipo de variación a lo largo de los años. Su único ojo seguía vigilante, sin perder detalle de lo que acontecía ante si, y sólo con la instalación de la parada del tranvía sobre él, se procedió a colocar unos mínimos refuerzos en  su arco. Pero a raíz de la obra del susodicho invento, se modificaron también sus barandillas.



Desaparecieron los tubos de toda la vida, siendo sustituídos por unas estructuras metálicas rectangulares, decoradas con paneles plásticos amarillos y naranjas, que (dicho sea de paso) pegan como un tiro. Y fue entonces cuando se metió la pata hasta el corvejón: ¡no dejando acceso para el agua bajo ellas! por lo que, como observarán en la siguiente imagen, el líquido elemento sólo encuentra salida por un tramo de muro que se encuentra sin terminar. Habrá que preguntarse por dónde lo hará cuando lo acaben; mientras que ,merced a las antiguas barandillas de tubos, el agua, sin ningún tipo de impedimento, caía libremente al barranco.


Pero no acaba aquí el desaguisado. Hace unos días, transitando el mencionado puente, descubrí un basurero "ad hoc" bajo las famosas estructuras de colorines. Resulta que no sólo impiden el paso del agua, sino que, sus bases son una especie de estrechos y alargados sarcófagos metálicos sin utilidad alguna, donde se ha ido acumulando todo tipo de basuras y que, para más inri, parece que no se limpian nunca. ¡Un asco!



Miguel Ángel G. Yanes

No hay comentarios:

Publicar un comentario