2/7/09

M

Cursábamos 6º curso de bachillerato en el instituto.

M era alto, grueso y bonachón. Tenía alguna pequeña deficiencia cognitiva, y por ello sus conocimientos de las distintas materias eran algo precarios, su capacidad de memorizar bastante deficiente y sus aptitudes deportivas prácticamente nulas, pero su bondad suplía con creces el resto de carencias.

Nunca coincidimos en la misma clase, pero lo conocía desde años atrás y le tenía cierto afecto.

Le encantaba acudir como espectador a todos los eventos deportivos del Centro.


Recuerdo cierto día en que se disputaba la final de balonmano. Ya había empezado el partido y las gradas estaban a rebosar, cuando comenzó a subir por ellas buscando un hueco para sentarse.

De pronto se oyó la voz sonora de Machín que, desde la última fila le grita:

- ¡M!... Recuerdos de Bolaños.

- ¿Y quién es Bolaños?

- ¡El que tiene unos huevos de este tamaño! Le responde, separando las manos lo máximo posible.


- Pues yo no conozco a ese señor.

Y se sienta, inocente y feliz, sin caer en la cuenta de que las carcajadas se dirigen a él

¿O tal vez es más listo de lo que parece y nos hace creer lo contrario?

Miguel Ángel G. Yanes

No hay comentarios:

Publicar un comentario